Google+ Followers

martes, 25 de diciembre de 2007

Música para el fin del mundo. III

Claroscuros. Luces y sombras. Lo viejo y lo nuevo. No, este ultimo es el titulo de una película marxista. De cuando el arte era utilizado para un bien superior, como una herramienta mas para educar las masas, tan necesitadas de guía y de saber, las pobres. Ortega ya lo dijo, mucho mejor, pero aquí se le sigue confundiendo con el torero, y el arte sigue siendo la guinda del pastel en la casa del rico nuevo, que es la de todos.
Viene todo esto de la ambigüedad del conocimiento. De la confusión interpretativa, toda interpretación no es mas que una confusion, y de las pocas luces de un servidor. Claro que si sé que no sé nada....
Todo comenzó cuando le puse al CD la etiqueta de take two, es decir para mí, el segundo borrador, después de los sucesivos cambios que van identificados con su numero para, mas o menos, saber por donde nos andamos.
Según esto take five, no seria otra cosa que la toma cinco que el estudio de grabación dio por buena, y definitiva, y que dio nombre al tema. Que Paul Desmond y David Brubeck, con su cuarteto, me perdonen, después de llevar 5/4 de mi vida (ese es el tiempo musical que inventaron) convencido de que su significado era: Coge cinco. Cartas, naturalmente, en la partida de póquer.
Quizás el error, el desconocimiento en este asunto tan trivial, pueda parecer intrascendente, y de hecho lo sea. Pero si mantenemos la estructura básica de los elementos del juicio, la base orgánica del fenómeno, y la identificamos con la persona que se equivoca reiteradamente, y extrapolamos a otros asuntos más trascendentes..... el horror, otra vez el horror, en las tinieblas del río. Conrad dixit.
Aquí, los errores van a ser mas frecuentes, y con no menor repercusión sobre el resultado final, en esta obra magna. Tengamos en cuenta que hay que ser fatalista si se habla del fin del mundo, y tengamos en cuenta que hablamos de canciones en la lengua de Shakespeare, cuando después de tantos años de estudiar que potatoes significaba patatas, y resultar ser en realidad papas; no queda más remedio que admitir que, si la vida hay que vivirla, no queda más que disfrutar con lo que tienes a mano, o a oido, que, en este caso, es algo realmente extraordinario.
Por todo ello, comienzo cambiando el titulo, por otro algo más liviano. Escojo una carátula más festiva que aquellas basadas en el Armagedon y tal y tal; y me planto en la siguiente selección:

1- Barbara Ann- Beach Boys
2- Anna- Beatles
3- Be my baby- Ronnettes
4- Blue velvet- Bobby Vinton
5- Hungry heart- Bruce Springsteen
6- Wild world- Cat Stevens
7- Long train running- Doobie Brothers
8- Goodbye Yellow Brick Road- Elton John
9- It´s now or never- Elvis
10- Id rather go blind- Etta James
11- Duke of earl- Gene Chandler
12- Caravan of love- Housemartins
13- It’s a man´s world- James Brown
14- Dedicated to the one I love- Mamas & Papas
15- Don’t let be me misunderstood- Nina Simone
16- I got dreams to remember- Otis Redding
17- Crazy- Patsy Cline
18- Hit the road Jack- Ray Charles
19- Only the lonely- Roy Orbison
20- I am a rock- Simon & Garfunkel
21- All I have to do is dream- Everly Brothers
22- Last train to Clarksville- The Monkees
23- Samantha´s mine- Spectrum
24- Time of the season- Zombies
25- Eleonor- Turtles
26- Brown eyed girl- Van Morrison
27- Je ne regrette rien- Edith Piaf


Como dice Edith en el corolario:

Non, rien de rien, non, je ne regrette rien
Ni le bien qu'on m'a fait, ni le mal
Tout ca m'est bien egal.
Avec mes souvenirs j’ai allume le feu...



Eso es lo que hay que decir cuando llegue el Apocalipsis. Es lo que hay que sentir. Es lo que hay que cantar. Al menos, poder escuchar....

sábado, 22 de diciembre de 2007

Música para el fin de los tiempos II

El titulo es un homenaje a Olivier Messiaen, como invitación no solo a escuchar el cuarteto homonimo, si no tambien, -y nuestra generación no debe pasar por alto este aspecto, o nuestro paso por la vida no habrá servido para nada-, a todo aquello que rodeaba al compositor y a sus musicos el dia de su estreno. Una reflexión sobre lo que sucedió entonces, y antes y luego, para no quedarnos en la parodia del Easter. (No pienso dar mas explicaciones, viene todo en los libros).
Pensaba llamarlo "Musica para escuchar durante el fin del mundo" pero aunque es algo que ,personalmente no me importaria hacer, bien entendido que el fin del mundo es algo personal, algo individual, que uno puede realizar tantas veces como quiera. Hasta mil veces lo garantizan los fabricantes del soporte digital. Dejando, por tanto, la trascendencia para esos momentos evanescentes, incompatibles con la audición que nos ocupa.
Ventisiete piezas para voces extrañas -casi todas, en el idioma de nuestra musica clasica, en inglés- y como a mi megustan y conozco sus titulos e interpretes, no voy a repetirlos, solo compartirlas. Disfruten o no, esta vez voy a disfrutar yo.

Música para el fin de los tiempos






Una vez al año, por Pascua, reparto una selección musical a mis amigos de infancia, al objeto de disfrutar con uno de esos placeres prohibidos-casi todos lo son- como es la nostalgia. Escuchas la canción que escuchabas entonces, junto a quellos de entonces, y llegas a creerte que él ahora es el entonces, y te sientes bien, si logras por un momento,que el corazón tome el mando,te sientes impregnado por ese dolor(olor)tan dulce que es el volver a nacer, reborn, sensacion que es tan vieja como la humanidad. Y tan humana que, sin que el abuso la convierta en vicio, resulta ser , una droga blanda, beneficiosa para la salud del alma. Afirmo, sin metaanalisis a mano para corroborarlo.
Hasta ahora he estado condicionado por el afan de gustar a todo el mundo y de no disgustar a nadie. Algo relativamente facil, como todo el mundo sabe. Sobre todo desde que te dejas llevar por la pretensión estupida de pensar, de saber, lo que gusta y disgusta a los demás. Ideas propias de un iluso, que ademas condicionan, cual la peor de las censuras, -la que sale de uno-, el resultado final, restringido a aquellos temas en español- español de España dicen en la web,para distinguirlo de los otros- o instrumentales, temas cortos, minimalistas, y fechados en esos años indefinidos de la adolescencia que, como ella, no tienen propiamente un calendario definido. Así empezamos con unos musicos, Santana o Adamo, que todavia andaban haciendo bolos ,y fuimos avanzando hacia atrás, en la dirección correcta, hasta llegar a Jorge Sepulveda o las Hermanas Benitez, hasta que alguien me dijo -!Basta ya, que no habias nacido,colega!
y de esa forma me impidieron volver al vientre materno que es, el sueño del hombre,desde el principio de los tiempos.
Y ahora que nos acercamos hacia el fin de ellos, segun el Apocalipsis prometido por los profetas, de manera tan reiterada que da un cierto yuyu, la verdad. Y ante tal eventualidad, uno decide desprenderse de ciertos complejos , castradores, que impedian mostrar la musica que realmente le proporciona placer, es decir, mas placer. Recogiendo esos titulos-libros,peliculas, o coplas- que se llevaria a una isla desierta. Para que la soledad se torne en compañia que, al fin y al cabo, es tan necesaria como el buen vino.
Llega el agorero de turno, o bién a uno comienzan a aparecerle goteras, y a la vez que acude al terapeuta, al albañil, o al hiper, se pone el CD en cuestión, y las penas se van al carajo. No solo eso, se produce una disociación temporal, que ubica al oyente en ese lugar y en ese tiempo de que hablaba antes. Esa es la idea. Si bien no es necesario que llegue el fin del mundo para buscarle una utilidad. Hoy mismo me ha transportado un ratito a Trafalmador, y he olvidado totalmente que no me ha tocado la loteria. Que iba aterminar en cero, decia el profeta de tres al cuarto (de los c. iba a escribir, pero el subconsciente me traiciona, el orden interno, que no servirá de nada cuando llegue el Armagedon, pero mientras, no hace mas que darme la vara) Seamos pacientes

sábado, 8 de diciembre de 2007

¿Qué fue de las musas?

Bendito el hombre que no teniendo nada que decir se abstiene de demostrarlo con sus palabras -G. Eliot

¿Qué fue de las musas?
Comprende una cincuentena de especies de megaforbas de confusa taxonomía bajo el epíteto común de banano.(De Wikipedia)
Me están cambiando el mundo. Mi mundo (De momento).

Archivo del blog