Google+ Followers

miércoles, 24 de febrero de 2010

EL CINE Y LOS LIBROS. (ME PIERDEN).


-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
PROPIEDAD CONDENADA.

El titulo induce a error. La traducción, como siempre, incorrecta. Si la hubiesen titulado “propiedad prohibida” o “propiedad expropiada”, nos habría orientado hacia un ente físico, material y terrestre, parcela, vivienda, o quizás una fabrica.
Dada la base sentimental de la historia que nos cuentan, la impresión que nos queda es la de “Chica propiedad del chico” – políticamente correcto allí y entonces, nada que ver con aquí y ahora – y que de alguna manera, esa relación está condenada por algo que va a suceder o que está sucediendo. Y realmente tiene algo que ver con ese asunto, pero el titulo sigue siendo, además de incorrecto, inverosímil.
En castellano, “Propiedad condenada” no tiene sentido ni significado inteligible.
Sucede durante la Gran Depresión, que así se llamó no solo por su intensidad sino por su duración. Por los efectos que tuvo sobre dos generaciones de norteamericanos, que cargaron con la génesis y por tanto con la etiqueta, a pesar de que, como es sabido, el oleaje llegó hasta el ultimo confín del planeta. Hubo depresión para dar y tomar durante decenas de años en todo el mundo.
En aquella época, y en aquella zona de Norteamérica, la depresión se tradujo en un fenómeno nuevo, exótico, el paro. El cierre de empresas publicas y privadas y … el hambre. Y algo todavía peor que el hambre, la perdida de futuro inmediato, la perdida de horizonte vital para la población.
En esas circunstancias, Robert Redford llega a un pueblo que vive exclusivamente del ferrocarril, junto a una línea que va ser clausurada por falta de rentabilidad, y su misión es ir cerrando una por una, todas las pequeñas empresas, y con ello condenando al paro y a la miseria a todos los habitantes del lugar.
La relación sentimental con la guapa del pueblo, con Natalie Wood , en su máximo esplendor – Véase “Esplendor en la hierba” con guión de William Inge .1961 E. Kazan el delator- desemboca, como catalizador de la crisis que saturaba el ambiente, en la violencia popular sobre el forastero que viene a llevarse a la chica.
Podría parecer el ajuste de cuentas de un novio celoso y despechado, pero había algo mas evidente detrás de esa primera lectura. Robert Redford se lleva la gran paliza, viendo desfigurar su cara por segunda vez en el mismo año – Véase “La Jauría humana”, y algo sobre Lillian Hellman que NO delató a nadie - mientras la historia y sus personajes son , como siempre, superados por la base, el fondo literario de donde surgen. Y es de lo que quiero hablar, de literatura : Steinbeck,Faulkner, Dos Passos, Tenessee Williams, etc. Poco después otros seguirian el camino, redondeando el melodrama norteamericano, Maccullers Capote, iniciado Por Scott Fitzgerald , y con una constante inevitable, con el mismo ambiente social entre las líneas, el de un país en ruinas, una sociedad deprimida que ignora como va a amanecer al día siguiente.
Ambiente que mamaron la mayoría de ellos, en esa fase de la vida en que todas las penas , propias y ajenas, pueden ser conjuradas con un buen libro a la vera.
Durante años, este “milagro” literario nos ha producido envidia, admiración, y placer a todos los que disfrutamos con los libros.
Quizás son estas épocas difíciles las que ponen de manifiesto la calidad, el potencial intelectual y literario de un país. Ocurrió en España lo mismo, con las generaciones del 98 y del 27 , y con todo el Siglo de Oro que coincide temporalmente con la ruina, con el ocaso del imperio español, marcando el cenit de nuestra lengua escrita.
Dada la actual carencia de nivel de nuestros literatos, dada la pobreza , la ausencia de autores de prestigio, enconados con el best seller de medio pelo en la librería de masas, y lo que es peor, de obras, de títulos trascendentes, o de la improbable existencia de una nueva corriente literaria que pueda ofrecernos esperanzas para la letras hispanas, el asunto no puede en modo alguno ir a peor.
En este terreno depauperado, donde los cuatro ligeratos al uso no hacen otra cosa que airear sus plumas y nombres impostados, surge una nueva ocasión para el renacimiento, un nuevo ave fénix que pueda resurgir de las cenizas.
Las brasas son los restos que nos van quedando, del montón ingente de leña que hemos quemado insensatamente durante los últimos años. Cenizas no nos van a faltar.
Ya no hablamos de palabras vacías de contenido, como crisis, ni de un país que ha dejado de tener fe en si mismo, en sus instituciones, o en el contrato social que durante los últimos setenta años, quizás ochenta, ha demostrado estar absolutamente en blanco. No hay ningún colectivo que pueda defenderse de un solo individuo, de cualquier individuo. Hasta ahora, el único afán ha sido individual, vivir mejor, luego conformarse con vivir bien, y me temo que dentro de poco será vivir a secas, pero siempre al nivel egoista de siempre, el individual.
Perfecto caldo de cultivo para que cuando las brasas terminen convertidas en fría ceniza, surja un nuevo país y mientras, se vaya gestando una nueva literatura, que es de lo que estamos hablando.
Por no hablar de economía, o únicamente economía, que por otra parte es la base del bienestar de un país, de un cierto estado del bienestar , incorporado a nuestro modo de vida, que no suele apagarse lentamente como las brasas del cuento, sino que tiende a colapsar bruscamente, convirtiéndose en un bello recuerdo para que los abuelos den envidia a los nietos, mientas estos vuelven a los de Andersen , y a “La cerillera” que siempre ha sido excluido de nuestra niñez por aquellos adultos sensibles que no toleraban ver llorar a la audiencia infantil.
En esas situaciones de deprivación material, el ser humano suele recurrir a una característica innata, y poco ejercitada, que es el pensamiento. Y de este suelen salir literatos, científicos, intelectuales y hasta políticos.
En todo caso al menos, las letras, el texto, volverá a tener un excelente caldo de cultivo, fantásticas semillas para generar una nueva edad de “plástico” al menos, para que podamos estar orgullosos otra vez.

Ya digo que no desespero, mas bien todo lo contrario. La única lástima que me da es que tenga que ser de esta manera. Y que no podamos hacer nada mas que jeremiadas, lamentarnos amargamente de nuestra incapacidad. O quizás si podamos…
YES WE CAN. ¡SI. PODEMOS¡.

(Que conste que viene en los libros de autoayuda, de donde sabiamente la ha tomado el Cesar).


(1)- “Propiedad condenada”, Sydney Pollack 1966, Tennessee Williams
http://es.wikipedia.org/wiki/Tennessee_Williams
“This Property Is Condemned”.

(2)- William Inge
http://es.wikipedia.org/wiki/William_Inge

(3) “The Chase” 1966 Arthur Penn. Guión Lillian Hellman
http://es.wikipedia.org/wiki/Lillian_Hellman
“La jauría humana”

(4)”East of Eden”. J. Steinbeck. “Al Este del Edén”.
http://es.wikipedia.org/wiki/Steinbeck

“The Pearl” E. Fernandez 1947 "La Perla"

“The Grapes of Wrath” 1940 J. Ford “Las Uvas de la Ira” -The thousands who have read the book will know why WE WILL NOT SELL ANY CHILDREN TICKETS to see this picture!- !Los miles que han leído el libro, comprenderán por que no venderemos entradas para ver la pelicula a ningún niño!

“Of Mice and Men” L. Milestone 1939 “De ratones y hombres”.

(5)E. Kazan
http://es.wikipedia.org/wiki/Elia_Kazan

(6) William Faulkner
http://es.wikipedia.org/wiki/Faulkner

(7) “The Spanish Earth” 1937 “ Tierra de España” B. Ivens. John dos Passos
http://es.wikipedia.org/wiki/John_Dos_Passos
junto a E. Hemingway
http://es.wikipedia.org/wiki/Hemingway

(8) ”The Heart Is a Lonely Hunter” Carson Mac cullers “El corazón es un cazador solitario” R.E. Miller 1968
http://es.wikipedia.org/wiki/Carson_McCullers

(9) “Beat the devil” 1955 John Huston “La burla del Diablo” T. Capote
http://es.wikipedia.org/wiki/Truman_Capote

(10) ”The Great Gatsby” J. Clayton, 1974. “ El Gran Gatsby”, otra vez Robert. F. Scott Fitzgerald
http://es.wikipedia.org/wiki/Scott_Fitzgerald
--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

jueves, 18 de febrero de 2010

A veces, escribir es solo leer en voz alta… La Historia.


--------------------------------------------------------------------------------------A veces, escribir es solo leer en voz alta… La Historia.

Panem et circenses:

Frase aplicable a:
Aquellas soluciones a corto plazo que tienen las siguientes características:
• No solucionan el problema
• Empeoran la situación en el largo plazo
• Son aceptadas por la mayoría de la población que no piensa en las consecuencias

Hay que indicar que la frase destacaba en su origen la crítica hacia la gente que es capaz de dejarse engañar con estas medidas. Hoy en día sin embargo suele aplicarse más a las soluciones parciales de los gobiernos orientadas a hacer olvidar el problema. Y es que ya no sorprende a nadie que el pueblo sea tan fácil de contentar con actuaciones superficiales.

(Juvenal, Sátira 10.77-81)
Aquel pueblo rey que antes distribuía
el imperio, y todo, a la sazón
ansiaba tan solo dos cosas:
pan y juegos.


El pan al que se refiere Juvenal es la annona, el pan subvencionado por el Gobierno de Roma. Todos los ciudadanos romanos tenían derecho a la manutención gratuita.

Hacia el siglo II antes de Cristo el suministro de cereales en Roma comenzaba a sufrir problemas dada la masificación de la capital y las siempre azarosas condiciones de transporte. El trigo se negociaba en los mercados a precios elevados y la población tenía dificultades para alimentarse cada vez que había una mala cosecha o dificultades logísticas. Estos problemas se traducían en descontento generalizado de la población.

La solución de los gobernantes fue optar por subvencionar ese trigo, vendiéndolo a precio por debajo del que ofrecía el mercado libre. La idea fue del político populista Cayo Sempronio Graco y fue puesta en práctica en el año 123 a.C.

El gobierno tenía sus propios almacenes donde guardaba el grano proveniente de las provincias que pagaban así una parte de los impuestos. Ante los problemas de suministro que atravesaba la población general, el gobierno prefirió vender parte de su trigo a precios inferiores, solventando una crisis por el camino fácil.
Desde ese mismo momento para los políticos la solución más cómoda para ascender en su carrera política era ganarse el favor del pueblo llano llenando sus estómagos. De ahí que el pan subvencionado, la annona, llegase en el año 71 a.C. a ser gratuito para 40.000 ciudadanos romanos.

A partir de ahí los sucesivos gobernantes, como Julio César, aumentaban la cantidad de beneficiarios de este pan gratuito.
Fue tarea de Augusto, un auténtico gobernante, rebajar estos subsidios. El emperador se sintió orgulloso de haber conseguido disminuir el número de beneficiados desde los 200.000 hasta los 150.000.
Poco después volvió a subir el número de romanos que comían gratis, hasta los 320.000, lo que quiere decir que uno de cada tres ciudadanos del Imperio comían trigo sin tener que pagarlo.
La escalada sin fin, en que ningún gobernante - salvo el honrado Augusto - quiso perder el favor popular, llevó a que con la subida al poder de Septimio Severo (146-211) no sólo Roma se viera beneficiada con el pan gratuito, sino que su ciudad natal, Leptis Magna(situada en la actual Libia), que estaba pasando una recesión, tuviera su propio trigo gratuito.

Severo Alejandro (208-234), treinta años después que Septimio Severo, quiso que el grano que se repartía al pueblo viniera ya en forma de pan horneado, mejorando así las condiciones de los romanos.

Aureliano (214-275) aumentó la cantidad de pan hasta uno y medio por persona. Y además incluyó vino - a consecuencia de un excedente que se había producido en una cosecha, desoyendo los consejos que le avisaban de la locura que estaba haciendo - y carne de cerdo a la perpetua cesta de regalo.

A partir de ahí la situación comenzó a empeorar con la caída del Imperio. Esta caída tenía un componente ocasionado por las pérdidas de territorios y la presión de los enemigos pero otro no menos importante en el colapso del sistema económico romano.
Así, hubo que recorrer el camino inverso: primero se volvió al reparto exclusivo de pan. Luego cada vez menos. Luego hubo que volver a pagarlo rebajado. Y finalmente se volvió al precio de mercado.

La actitud política del pan y circo hace que el problema que tiene un pueblo sea trasladado a los siguientes gobernantes que se encuentran con la misma situación. La imposibilidad de eliminar esa medida sin perder el favor de los ciudadanos hace que pocos gobiernos se atrevan a solucionar esta “patata caliente” y optan por seguir trasladando ese problema.


Solo trascribo de: Asinorum.com, Reay Tannahill, Enciclopedia Británica, etc.
-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

viernes, 12 de febrero de 2010

FALSEDADES VERDADERAS


------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
FALSEDADES VERDADERAS.

Paz Social = No conozco ninguna paz que no lo sea.

Trabajadores en Paro = No son trabajadores. Son parados hasta que vuelvan a ser trabajadores.

Cambio Climático = El cambio es tan sustancial al clima como el brillo al Sol.

Reformas Estructurales = Si no hacen referencia a una estructura concreta, económica, política, etc. Solo son dos palabras señuelo.

Agentes Sociales = ¿Dónde dan el titulo? Y ¿Cuándo se convocan las plazas? Porque creo que cobran del erario publico, y no estaría nada mal una paguita..

Estado del Bienestar = De distinto significado que estado de bienestar, que es donde creen estar los que , todavía, no se han caído del guindo.

Carta Magna = Una carta tan grande tan grande, que apenas cabe en nuestro buzón. En ella no se cita el Parlamento, solo Las Cortes. Y ya es hora de corregir errores.

Seguro de Vida = Sarcasmo con el que se mofan, en vida, de algunos muertos.

Brotes Tiernos = Ensalada embolsada del mercadona, tirando a verde y que está al lado de los canónigos, que tampoco son lo que parecen.

Dinero Negro = Tiene todos los colores menos ese.

Economía Sumergida = La generada por el “Sector informal” según definición. Sinónimo de “hundida”, que tampoco acierta en la cosa.

Semana Santa = Tiene siete días como las demás. Y comienza en lunes para terminar en domingo. Será por eso.

Año Santo = Este si. Y también el que peregrina a La Meca tiene ganado el cielo. Solo que aqui, en vez de burka les ponen unas conchas al sombrero.

Primer Mundo = Todo el mundo, salvo los extraterrestres, sabe que solo hay uno.

Gripe A = Carta defuncional de la OMS.

Tradición Secular = Pretexto para hacer barbaridades y echar la culpa a los tatarabuelos.

Efectos Colaterales = Cuando “nuestros” soldados, matan a “sus” civiles.

Atentado Terrorista = (contra nuestras tropas). Lo contrario. Cuando “sus” civiles matan a “nuestros” soldados.

Trigo Sarraceno = Ni es trigo, es alforfón, ni es sarraceno. Que me acabo de enterar.

Déficit Publico = Es un eufemismo de “repartir las perdidas”

Producto Interior Bruto = Resulta incoherente, cuanto mayor es el PIB, menos brutos son los nacionales de este.

Fiesta Nacional = Usase en dos sentidos, falsos ambos. Y en desuso porque la una quieren prohibirla y a la otra cambiarla de adjetivo, ya que tiene diecisiete pretendientes.

Horas Extraordinarias = Delito grave en un país con cuatro millones de parados.

Literatura Fantástica = Toda.

Premio Literario = Rara vez dan libros. Mas bien otra cosa con nombre distinto.

Participación Ciudadana = Cuando la lotera, ciudadana ella, fragmenta un numero en décimos.

Auto Censura = Contrición imperfecta = Miedo a las consecuencias. Lo tengo. La tengo.

Redes Sociales = Dícese de las que sirven para atrapar insectos.
----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

sábado, 6 de febrero de 2010

DE PERDEDORES Y OTRAS SIMPLEZAS.


--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
El perdedor es siempre parte del problema, el vencedor es parte de la solución. Eso dicen los manuales de autoayuda, los esquemas simples para vidas, mundos simples y sencillos, que obviamente no son los nuestros.
De entrada excluyen el factor mutante, el movimiento continuo que diferencia entre estar y ser, entre la posibilidad de cambiar el estado de las cosas y la irremisible asunción de que el tiempo verbal ha cambiado, y el pretérito ha convertido irreversiblemente al perdedor en perdido, en victima, en alguien por quien merece abrir la cartera de los buenos sentimientos y empezar a extender talones de lástima, de compasión, de solidaridad….Podría servir en Haití el ejemplo entre perdedores, que ya lo eran antes, y perdidos, que lo son ahora.

Pero es otro el hilo del que estoy tirando. Es el hecho de que ante las grandes catástrofes de la humanidad, las masacres provocadas, potenciadas y finalmente ejecutadas por congéneres , suelo identificarme con las victimas. Suelo tomar partido por aquellos que sufrieron el castigo mas cruel de todos, el del extermino en nombre de la injusticia y el del olvido en nombre de la estupidez. Supongo que debe ser un sentimiento innato, propio de perdedores en ciernes, y bastante común por cierto. Porque me consta que esta asunción solidaria del rol de aquel que siente que “Podría haberme sucedido a mi” es universal. Solo así puede entenderse la germinación de las esporas de organizaciones humanitarias al calor del desastre, o el eco interminable del holocausto, de todos los holocaustos, que sigue atormentando las almas de aquellos que la tienen, casi un siglo después.

Claro que la apertura inexplicable de la espita, de nuestro surtidor de generosidad, tiene matices, tiene ciertos condicionantes propios de que esa identificación, esa fusión con el padecimiento de los otros, esté limitada a algunos otros, no a todos. Me explico. Siguen estando presentes las eternas diferencias entre el próximo, el prójimo, el que tiene nuestro color de piel, nacido en nuestro continente, y perteneciente a nuestra clase social, y aquellos que no tienen nada de esto. Podrá seguir siendo injusto, podrá ser políticamente incorrecto, o podremos apalancarlo en nuestro generoso subconsciente, que suele cargar en silencio con todo tipo de impertinencias, pero sigue ahí presente e intangible a lo largo de los siglos. El Domund y la penúltima ONG – extraña palabra y el mismo cometido- para los negritos de las misiones, y el duelo, el dolor y el homenaje de desgravio para las otras victimas cercanas, las nuestras.
Ello hace que siga viendo a mi madre entre los ancianos que otros convirtieron en humo en los campos, y que siga considerando como algo natural, la mala suerte del mulato caribe, de su cadáver hinchado bajo los escombros.

Por supuesto que existe algo mas, aparte de la coincidencia del genoma, que me une a las victimas, a todas las de la injusticia, y que explica parcialmente esa actitud diferencial ante el dolor ajeno. Existe la convicción de que el origen del dolor, la esencia del mal, está en los seres humanos en el primer caso. Y no sabría decir si en los ejecutores, en los que lo permitieron con su abstencionismo, o incluso en las propias victimas que asumieron su propia condición con la naturalidad, y la animalidad, del cordero pascual. Supongo que ese es y será un enigma, como tantos otros, irresoluble.
Pero tampoco es solo eso, el origen humano de la catástrofe , de la shoah, de todas las shoahs. Tambien está siempre presente, una vez asumida la evidencia de que en aquellos momentos y como dijo Primo Levi: "Mataron a Dios”. De manera real y para siempre añado yo, y sigue presente la peor de las pesadillas. La idea de que pudo haberse evitado, y por tanto de que podrá evitarse la próxima. ¿Podrá evitarse?. En ello estamos.

En el mundo virtual, este del pensamiento, resultan tan fáciles los paralelismos, condicionados por la cantidad, la insistencia de información que nos llega sobre tal o cual hecatombe, que resulta harto frecuente omitir la prevención de las propias, de las personales, cuando no directamente ignorar las de antesdeayer del vecino de enfrente. Paradojas.
Como paradójico resulta que una de mis victimas históricas mas queridas, a pesar de su lejanía en el tiempo, en el genoma, y en los atributos de genero, una de las imágenes que recurrentemente se repiten en el trocito ese de memoria histórica, la de “No quiero olvidarla para no tener que repetirla” que tengo en el disco duro cerebral, sección “escenas inolvidables del cine”, sea aquella de los eunucos del “Ultimo emperador” donde aquellos que sacrificaron toda una vida de servicio, con el añadido extra de castidad real, se encuentran sin trabajo, sin pensión, y sin otra posibilidad que la manifestación publica de de aquello que entregaron a cambio de nada. Sus testiculos calcificados, dentro de una cajita que hacían sonar en protesta ante la injusticia.

Y es que, tantas veces me he sentido solidario con esos budas emasculados, esos seres tan extraños y lejanos que aun tuvieron el valor de denunciar el incumplimiento del contrato para el que no había cláusula de rescisión alguna. “Yo te entrego mi vida y mi masculinidad y tu a cambio cuidarás de mi hasta el final”.

Evidentemente que estoy hablando de nosotros. De una vida de trabajo en condiciones de marginalidad absoluta. Donde el hecho de cotizar al estado, a la seguridad social y a la hacienda publica, te convierte en un paria, en alguien en inferioridad de condiciones con muchos de los beneficiarios netos de ese estado, algunos de los cuales han gozado y siguen gozando de ingresos impunes, que no solo les permiten un nivel de vida superior a los tuyos, para ellos y sus hijos, sino que, además, les exime también del disgusto de saber que toda aquella gran parte de tu salario que has entregado al estado durante treinta, cuarenta años, para que cuide de ti hasta el fin de tus días, como los eunucos, corre el riesgo de desaparecer también en el humo del crematorio. De que el vivir tolerando la injusticia durante todo este tiempo, no te da derecho a otra cosa que mover la cajita. A enseñarla a los demás con las dos canicas minúsculas en su interior.

Me gustaría pensar que no somos tan borregos. Que nuestra sociedad tiene recurso para percibir, y prevenir, situaciones que terminan como huracanes que luego llenan paginas y paginas en los libros de historia, y sobre todo que, a nivel individual, no podemos ni debemos seguir tolerando que nos traten como eunucos. Como a aquellas pobres victimas amarillas de imperios lejanos. No señor, para ellos estaba el Domund, y para nosotros la justicia.
Mejor sin acritud, pero si no queda mas remedio, con ella.
-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Archivo del blog