Google+ Followers

jueves, 25 de noviembre de 2010

ABRIENDO VENTANAS AL ALEMÁN.-


------------------------------------------------------------------------------

Abriendo ventanas al alemán.-

Mas que nada para que , en un descuido, salga por alguna de ellas y se quede fuera.

Sabemos poco de él, aparte de que nos espera con obstinación y paciencia. Eso y que suele consolar nuestra lenta y tortuosa despedida con un placer, con una droga que solo él puede despachar, la nostalgia. Y no la que conocemos, la de rememorar según nuestra conveniencia, aquellas vivencias y aquellas personas que quedaron atrás. La suya alcanza una dimensión, un realismo desconocido para los que, todavía no la han probado. Y como hablo de referencias, de suposiciones sobre la magnitud de esa vuelta atrás, según el testimonio inconexo e irreversible de los que la han sufrido, tan solo puedo imaginarla como el último consuelo, como el trago de agua sagrada que el chico de Rai (trilogía de APU, neorrealismo hindú) vierte a su padre en la boca, durante el estertor final. Y todavía algunos piensan que el cine está a medio inventar.

Otros, teóricos ellos , opinan que el fortalecimiento de la memoria, el ejercicio higiénico de dedicar media hora diaria a caminar y otra media a recordar, es algo saludable a la vez que la medida mas eficaz para mantener alejado al alemán.

Por cierto que a este lo pinta Moebius con salacot y un rifle enorme, sentado sobre un montículo desde donde puede atisbar nuestra presencia y hacernos saber sus malas intenciones. Aunque es otro personaje diferente que solo comparte con el nuestro su gentilicio, alemán.

Impasible el ademán, cantaba el verso de cierto himno patriótico de rigurosa práctica periódica, los domingos por ejemplo, después de la misa, y ante la lápida de los caídos – de la mitad de ellos – en los tiempos innombrables.

Ininteligibles las dos palabras para la mayoría de los que la cantaban, tanto como para los que tuvimos la suerte de solamente tener que escucharlas en un par de ocasiones.

Desconozco cual de los artistas que se atribuyen la paternidad, Foxa, Ridruejo, D´Ors, fue el autentico responsable. Pero hasta hace bien poco, no fui consciente de que el corte de mangas, al que suelen los políticos llamar gesto, “tuvo, o tuvieron un gesto hacia los damnificados”, no es en absoluto un gesto, ya que este viene de gesticulación, lo que implica una actitud determinada de los músculos de la cara, que tambien tienen suficiente por cierto.

Y que el significado correcto de ademán es el del verso, es decir: “ Movimiento o actitud del cuerpo, o de alguna parte suya, con que se manifiesta un afecto del ánimo”

Si este consiste en mantener elevado el brazo derecho con la mano extendida e inmóvil , ya se entiende perfectamente lo de impasible el ademán.

Por eso nosotros lo pronunciábamos: “Imposible el alemán”, y nos matriculábamos en francés; dentro de la mayor de las transgresiones , de la surrealista subversión fonética y vital a la que estábamos autorizados.

No está demás el recordar. Nunca está demás. Recordar es aprender, revivir lo que hicimos, o lo que hicieron mal, para intentar mejorar el resultado de esa ocasión, si es que vuelve a presentarse.

Pero tiene un beneficio añadido que no hay que desdeñar. Recordar es ejercitar la memoria, es volver a fijar los post-it dentro de nuestra cabeza, poniendo especial interés en que no se pierdan, que no queden ocultos entre los malos tragos y entre la monotonía cotidiana, aquellos momentos felices, aquellos incluso pertenecientes a los sentimientos mas profundos , y que no tuvieron la ocasión de convertirse en experiencia vivida, mas allá de la ilusión, de la fantasía personal que también dejó sus huellas en el recuerdo y que no podemos dejar que se pierdan bajo ningún concepto. Salvo que prefiramos olvidarlo todo y esperar a que venga el alemán, colándose por una rendija invisible y recreando la película de nuestro pasado a su antojo.

Por ello conviene: Abrir las ventanas de par en par y repasar una y otra vez:

Todos los momentos que pasé junto a ti
han pasado a ser recuerdos de cuando fui feliz.
Sé que tú quisieras empezar otra vez,
pero ya no es el momento de volver.

Sería inútil el negarlo,
pues todavía estás en mí.
Y si volviéramos a vernos, ah...
ya no sería como ayer.

Miles de momentos que pasé junto a ti,
miles de alegrías que me hicieron tan feliz,
miles de recuerdos que me hicieron soñar,
miles de nostalgias que en mi mente están...

(Momentos) Los Ángeles. 1969

---------------------------------------------------------------------

lunes, 22 de noviembre de 2010

ODA, EN PROSA, AL OZONOPINO RUY-RAM. Y 3.-

------------------------------------------------------------------------------

3.- Final obsesivo

Que conste que, seguiré asociando al aroma del Ozonopino Ruy-Ram con el olor feliz de los sábados por la tarde y las sesiones dobles de cine infantil, de las que nunca debí haber salido. A pesar de que sea consciente, a posteriori, de que dicha fragancia solo servia para enmascarar el mal olor de una sala mal ventilada y de un rebaño nada habituado a los estándares higiénicos de hoy.

Pues, a pesar de ello, lo recordaré con cariño, y lo buscaré en cada producto cuya publicidad anuncie que “elimina el mal olor”. Lógicamente, no pretendo que nadie envidie la añoranza ajena, algo imposible, pero si defender la nostalgia individual de cada uno, separándola con el bisturí de la razón, de los tiempos y los hechos colectivos que nada tienen que ver con ella. De hecho solo recordamos los momentos felices. y nostalgia significa algo así como dolor por algo que hemos perdido, y que debió ser valioso para que nos siga doliendo el resto de nuestra vida. Ya digo que a mi el olor del Ozonopino me sigue pareciendo insuperable.

Y todo ello, aqui mismo. En un estado social confuso e indefinido. Donde todavía no he encontrado a quien me diferencie a primera vista, las etiquetas de los que posan en las reuniones del G-tal o cual, en las que se decide nuestra futura miseria. No encuentro paisanos que sean conscientes de que el francés y otros son, por ejemplo, Jefe de Estado y el nuestro no. Al parecer tampoco tiene ello mucho interés. Como no debe tenerlo el que laico signifique según el diccionario, además de lego, “no consagrado”, pero no por ello excluidos de pertenecer a, o de estar exentos de cumplir con el concordato.

Sin contar con que, el haber pasado de una patria como unidad de destino en lo universal –Eugeni D´Ors- a otra, como unidad de destino en lo municipal –El cuñado concejal-, no haya supuesto la menor alteración en el peinado del personal, lacado y bien lacado. A fin de cuentas, que todo siga igual.

Mientras tanto, seguimos entretenidos con temas tan intrascendentes, o mas, como esos. Y, según los psiquiatras oficiales de la nación, comenzamos a tener miedo colectivo, hecho que suele seguirse de la actitud de mirar de reojo, según dicen los libros.

Miremos hacia atrás, con mas o menos ira, según la dirección en que lo hagamos, pero el espejo espejito que todos llevamos dentro, nos contestará siempre a todas las preguntas que queramos hacerle si, apagamos la tele, y le damos tiempo para pensarlo.

¿Anarco-conservador?

-Bueno. Poco me conozco, pero estos nada.- diría para sus adentros el ampurdanés.

------------------------------------------------------------------------------------------

jueves, 18 de noviembre de 2010

ODA, EN PROSA, AL OZONOPINO RUY-RAM 2.-

------------------------------------------------------------------

2.- Intermedio melancólico.

Son ideas que se me ocurren cuando veo la facilidad que tienen los medios de comunicación, cuyos intereses coincidirán, y han coincidido siempre, con quien los tolera primero y alimenta después,- y no vamos a buscar ahora santidad en los dividendos- facilidad para clasificar a las personas, y lo que es mucho peor, para clasificar los hechos mas o menos recientes, con la mas elemental de las medidas, la del bien y la del mal.

Con etiquetas, ese par de etiquetas aparentemente incompatibles –en realidad solo son una, la estulticia- que servirán para toda nuestra historia, la de antesdeayer incluso, la que recordamos vividamente, para que sin necesidad de pensamiento alguno, sepamos siempre quienes fueron los malos y quienes los buenos, y sobre todo, que hábitos sociales identificaban e identificarán en el futuro a unos y a otros.

Ya, ya sabíamos que los que no llevaban sombrero eran los malos, según anuncio de una sombrerería, lo que nos daba cierta risa y bastante vergüenza ajena.

Pero tambien sabíamos que la pecaminosidad de bailar pegados, cheek to cheek decimos los pedantes, era algo exclusivamente franquista, y que los guionistas del consultorio de Dª Elena Francis estaban absolutamente vendidos a la jerarquía eclesiástica. Opiniones todavía sostenidas y generalizadas en los círculos de la actual propaganda del “Poder sobre la imaginación” tan diferentes de los polígonos de “La imaginación al Poder”. Tan útiles para buscar, y encontrar, culpables ajenos, para los problemas de siempre.

Hago una búsqueda en la biblioteca de todos, con esas dos palabras. Baile y pecado, y me maravillo de que urbi et orbe, hoy mas que nunca, siga esa unión ubicada en los hoteles de Pedro Botero, con spa de agua sulfurosa incluido. Parece por tanto, algo forzada la idea de que el asunto era especifico de aquel entonces y de un determinado regimen político, el de los que llevaban sombrero.

El de la direccionalidad religiosa del consultorio sentimental - y de belleza-, de la emisión mas escuchada en los años sesenta – y ya estaban los Stones en el escenario- seria un argumento inteligente, incluso, para los que se contentan y se bastan con la imaginación de otros, si no fuese porque como diría Julio, la vida sigue igual.

El caos mental inveterado y tan querido por el colectivo nuestro, pasa por seguir confundiendo a progresistas y conservadores con las etiquetas tan peregrinas que todos los días nos sueltan por el cuerno de la abundancia informativo.

Por mezclar la nostalgia del tiempo pasado de cada individuo, ese sentimiento agridulce del tiempo perdido, con las circunstancias sociopolíticas de esa época, cuyo concepto o sanción historicista debe quedar , como algo colectivo que es, totalmente al margen de las vivencias individuales.

Quien quiera asociar una cosa con la otra se pasa de listo, o realmente es demasiado listo y pretende hacer pasar a los demás por tontos.

La nostalgia de mi infancia nunca me la podrán quitar.
Los demonios de cada cual, espero que sigan conservandolos en el altar. Al parecer algunos los necesitan para seguir vivos. O lo que sea.
------------------------------------------------------------------------------------------

martes, 16 de noviembre de 2010

ODA, EN PROSA, AL OZONOPINO RUY-RAM

-------------------------------------------------------------------------
-------------------------------------------------------------------------



1.- Preludio filosófico.-

-¿Y tu de que vas? Que no te acabo yo de calar.

Es la pregunta inevitable cuando los que comparten la calle contigo – la casa, la intimidad y la amistad son otra cosa- necesitan ubicarte en un bando determinado, o al menos clasificarte con etiqueta certera en un anaquel. Algo que les preste un mínimo de seguridad, sobre tus intenciones, sobre tus intereses, que son los que al fin y al cabo nos mueven en una dirección determinada. Otra cosa es que esos intereses sean paupérrimos o incluso inexistentes, y nuestra ficha vaya directamente a la papelera. por no suponer valor alguno para el que elabora los ficheros.

Pero es peor cuando, atribuyéndote un valor singular, no necesariamente positivo, pero que ofrezca una perspectiva de beneficio, o de perjuicio, a medio plazo; inquieta al listo que hace la pregunta. Mucho peor resulta ser cuando resultas inclasificable para su carpeta, para el esquema de tipos de carnaval en el que algunos disribuyen las vidas ajenas.

En ese caso, observamos la irritación del inquisidor, enfrentado a una especie nueva, o al menos desconocida, y sentimos como interpone inmediatamente una barrera entre el y nosotros, en el mejor de los casos. Igual que la alarma ante la presencia de una pequeña serpiente, de una culebrilla cuya especie desconocemos, nos hace apartarnos de ella inmediatamente y cuando el poder, la fuerza y la impunidad de la soledad en el campo nos lo permiten, la machacamos con una piedra. ¿Por su peligrosidad? No. Exclusivamente por nuestra ignorancia.

Algo parecido sucede entre personas, o como quieran llamarse, ante cualquier situación de crispación social en la que, según ellos, hay que tomar partido inmediatamente, es decir definirse claramente entre las escasas opciones – generalmente solo dos- disponibles.

Hace tiempo que Josep Pla se encontró en esta situación, en la que un ilustre al que intentaba gorronear con escaso éxito, le hizo un aparte.

-Sin preámbulos. Disculpe que le haga directamente la pregunta. Pero es que estoy harto de escuchar que es usted un anarco-conservador. ¿Qué hay de cierto?

Desconozco la respuesta, si es que la hubo. Aunque no es de Pla de quien estoy hablando, sino de los que intentan, y cuando lo consiguen se conforman, tintar la esencia intangible de un ser humano con un color determinado. A lo mejor es que son poetas y yo no acabo de entenderlo.

Lo que si dijo el escritor, es que hay dos formas de encauzar los sentimientos y la acción que a menudo se deriva de ellos; una es la imaginación y otra el pensamiento.

La primera es inmediata, basta con un borrador, con una idea cuanto mas simple mejor, que nos ofrezcan de una determinada y fácil manera, intencionada la mayoría de las veces, para incorporarnos a ella inmediatamente, entregándole nuestra existencia, que a partir de un determinado momento habrá dejado de pertenecernos. Fanáticos de algo, algo meramente intuido por nuestra imaginación.

El pensamiento, en cambio, nos obliga a meditar, a contrastar ideas distintas, e incluso a inventar otras nuevas si las ofrecidas no nos resultan satisfactorias, a debatir y consensuar las razones de nuestros actos que, a veces serán cambiantes y contradictorios, como nosotros. Y sobre todo nos recordará continuamente la base filosófica de nuestro raciocinio, la diferencia entre el ser, inmanente e imaginado, y el estar, algo mas temporal y limitado, mas de andar por casa, que es a lo máximo que los mortales podemos aspirar.

----------------------------------------------------------------------------------
----------------------------------------------------------------------------------

sábado, 13 de noviembre de 2010

DANDO ÁNIMOS

---------------------------------------------------------------

En tiempos dificiles es cuando comenzamos a valorar aquello que nos resulta imprescindible.




Y a buscar soluciones para superar las dificultades.


-----------------------------------------------------------------------------

jueves, 11 de noviembre de 2010

HOY LA HISTORIA: CORTA Y PEGA, TREINTA AÑOS DESPUÉS.

---------------------------------------------------------



VALS CON BASHIR. 1982.
Candidata al Oscar como mejor pelicula de habla no inglesa. Globos de oro. Finalista en Cannes. Etc.

Sinopsis: Documental animado sobre la matanza de refugiados palestinos en Sabra y Chatila (Líbano) en 1982. Una noche, en un bar, un viejo amigo cuenta al director Ari que tiene una pesadilla que tiene que ver con una misión que realizaron para el ejército israelí durante la primera guerra con el Líbano a principios de los años ochenta. Ari se sorprende ante el hecho de que no recuerde nada de ese periodo de su vida.

La masacre de Sabra y Chatila fue una matanza de refugiados palestinos que tuvo lugar en dichos campos de refugiados, situados al oeste de Beirut, durante la Guerra del Líbano de 1982, a manos de la Falange Libanesa. Según una comisión interna israelí, las Fuerzas de Defensa de Israel apostadas en el Líbano fueron indirectamente responsables de los hechos por no evitar las matanzas.[1] Esta masacre mereció la calificación de acto de genocidio por parte de la Asamblea General de Naciones Unidas a través de su resolución 37/123.[2]

La primera unidad de 150 falangistas, armados con pistolas, cuchillos y hachas entraron a las 6:00 de la tarde en los campamentos de refugiados palestinos de Sabra y Chatila, situados en las afueras de Beirut. Su misión era localizar posibles guerrilleros en retirada de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) y desarmarlos[cita requerida], pero lo que sucedió en realidad fue una masacre de palestinos, la inmensa mayoría ancianos, mujeres y niños,[5] todos ellos civiles indefensos, y que se prolongó durante más de 30 h.[4] Aparte de las ejecuciones, también cometieron violaciones, torturas y mutilaciones.[6]
Durante la noche, las fuerzas israelíes dispararon bengalas iluminando los campamentos. Según una enfermera neerlandesa, el campamento estuvo tan brillante como «un estadio deportivo durante un partido de fútbol».[7]

Durante las siguientes 36 a 48 horas, los falangistas libaneses masacraron a los habitantes de los campamentos de refugiados palestinos con el consentimiento del gobierno israelí.[6] [8] El ex primer ministro del Estado de Israel expresó:
En Chatila no judíos mataron a no judíos ¿qué tenemos que ver nosotros con eso?[8]

El periódico israelí Yediot Ahranoth publicaba lo siguiente:
El gobierno lo sabia desde la noche del jueves y no movió un dedo ni hizo nada para impedirla.

La cifra precisa de muertos ha sido siempre objeto de disputas y oscila sobre «varios centenares» en un conflicto interno según fuentes cristiano-libanesas, e israelíes ]; por su parte, la Cruz Roja maneja la cifra de por lo menos 2400 victimas.[6]

(Wikipedia dixit)

La masacre del campamento de Gdeim Izik en El Aaiún (ventiocho años despues)

Madrid. (EUROPA PRESS) El ministro de la presidencia, Ramón Jáuregui, ha querido dejar claro este miércoles que el Gobierno no tenía ninguna información previa por parte de Marruecos del asalto militar al campo de protesta saharaui próximo a El Aaiún, a la vez que ha defendido la entrada de la prensa en la zona como garantía de transparencia y ha anunciado que Rabat se ha comprometido a abrir una investigación sobre los sucesos.

El número de víctimas tras el desmantelamiento del campamento es mucho mayor del que Marruecos reconoce oficialmente. La cantidad de cuerpos sin identificar podría superar la centena, según Thawra, que denuncia que Marruecos está amontonando los cadáveres de saharauis en pozos y fosas comunes.
"Cada vez se están descubriendo nuevos cadáveres en el campamento, tirados en el río o trasladados en camiones. Creemos que hay niños muertos de 3 y 7 años. Ha sido una masacre. Marruecos está escondiendo los cadáveres para ganar tiempo, pero no los va a poder esconder todo el tiempo", explican desde la Asociación Sáhara Thawra.

Aqui terminan las analogías y comienzan las diferencias.

No tendremos pesadillas por algo que no nos atañe. No hay peligro de recordar algo que voluntariamente ignoramos.

No haremos pelicula al respecto. El cine español, y la sociedad en general, tenemos sobrados y mágnificos guionistas y ninguna necesidad de hurgar en el pasado.

El presente no existe. Y ni el futuro, ni el gerundio, nos interesan.

No vemos la viga en el ojo propio. Mucho menos nos preocupa la paja en el ojo ajeno.
¿De verdad ajeno?

P.D.- 22-XI-2010. ELPAIS.COM

Rabat muestra depósitos de cadáveres vacíos para desmentir al Polisario

Marruecos niega que murieran 36 personas en el asalto al campamento de El Aaiún.- El gobernador asegura que la policía no usó armas de fuego

------------------------------------------------------------------------------

domingo, 7 de noviembre de 2010

NO HE PERDIDO LA INOCENCIA. AUNQUE SI, OTRAS COSAS...

-------------------------------------------------------------------------


-------Uno es hombre de su tiempo, por mas que intente dar a sus palabras o a su pensamiento un barniz de purpurina que le aleje temporalmente de la hora prosaica y cambiante -hace bien poco-, que le ha tocado.

Por eso, como todo el mundo, empleo mi finde para hacer algo fundamentalmente diferente de la rutina cotidiana, a saber : viajar, exposiciones, conciertos, cine, paseos otoñales, disfrutar de y con los amigos, descubrir restaurantes nuevos, e incluso dedicar unas horas dominicales al bricolaje, trabajando para Ikea, desde el otro lado del mostrador. Y podéis creer que todo eso, y más, ha cabido en el último.

Pero ha sido durante la actividad basada en el destornillador y la llave Allen, a partes iguales, cuando la vida me ha sorprendido, me ha vuelto a sorprender.

Estaba tan feliz montando el puzzle, con sus tornillitos y sus bisagras a prueba de tontos, que no se me ocurrió otra cosa que acompañar con música, la labor de relax que a la postre está dejando mis articulaciones en la antesala protésica.

Cuestión de estilo es, que no dispongo de HiFi con ecualizador, de MP3 con mucho bitrate, ni de subwoofer que vele por mi oído – solo dispongo de uno, el izquierdo, lo que me ha ocasionado alguna desgracia irreparable-, vaya que dispongo poco.

Solo un radiocasete de última generación, es decir de hace décadas, al cual, el dial, la ruedecilla lateral, hace cambiar de emisora solo aparentemente, porque en casi todas, y hay docenas, suena la crónica del partido de ayer o el de mañana, y las pocas que se dedican a la música tienen algo en común, un ritmo de percusión enervante que me hace seguir girando la rueda de la fortuna hasta que encuentro una con voz templada, armoniosa y educada que me invita a fijarla para acompañar la tarea del aprendiz de carpintero.

A los pocos minutos comienzo a sentir extrañas percepciones, ideas y mensajes para mi absolutamente desconocidos, pero con un nexo, con un patrón común e inédito para mi oído. Todos los participantes, todos los educados radioyentes que llaman sucesivamente y toman o sueltan, según, la palabra; lo hacen para una sola cosa, hablar mal del gobierno.

Para mi, resultan autenticas alucinaciones, maravillas de colores como dicen los sevillanos para diferenciarlas de las maravillas corrientes. La sigo escuchando, al principio estupefacto, al oír esos breves discursos tan bien elaborados y de una procedencia tan diversa, emperrados en algo tan constructivo y entretenido para una mañana de domingo como es el denostar al gobernante.

Al poco dejo de prestar atención, aunque me asaltan pensamientos sobre lo insólito, o novedoso de que haya una emisora, en la capital – se me olvidaba ubicar el relato- exclusivamente dedicada a esta especialidad.

Ya conocía otras de carácter religioso, que en las grandes ciudades, además suelen ser democráticas, es decir dirigidas a diferentes y variadas religiones, aparte de la oficial, la del Real Madrid. Incluso a nuevas cadenas especializadas en la música caribe de los oyentes recien llegados, y benditas sean estas y ellos. Magnifica banda sonora para la película en la que estamos actuando. Pero esta que sonaba en salmodia ininterrumpida, con la base rítmica que sin duda hace girar, e incluso levitar, a los derviches, me fascinaba.

Claro que para los habituales a la radio, supuestamente abierta y universal, mis sensaciones no pasarán de la extravagancia y la exageración. Existe la libertad de expresión, que es buena, buenísima, y si quieres la escuchas y si no la quitas, y punto.

Y no tengo nada que objetar a ese planteamiento. Solo que a mi, esa dedicación obsesiva, y por tanto enfermiza, me inquieta, me preocupa como lo hacen todos los planteamientos extremados. El hecho de la contención, aparente, y el uso de la información aportada, como la lógica sin fisuras de la mayoría de los participantes, me hace ser tolerante con el asunto, aunque no me haga adicto al mensaje. Pero la insistencia en el eslogan percibido desde el primer minuto, suele ser molesta para mentes convalecientes, y por ello terminé pasando a Celia Cruz y a los vallenatos (con v, que luego siempre hay alguien que se da por aludido), y consideré como una curiosidad capitalina la anécdota. Hay gente pa tó.

Pero hay que ponerse en mi lugar, en el de mi única oreja funcionante, que lleva mas de treinta años en una ciudad alejada de la capital, mi ciudad, donde solo se escuchan las emisoras oficiales, gubernamentales, y una cadena privada que, por el azar o porque la licencia, el reparto de frecuencias, limita el acceso a las ondas de otras, de signo político diferente, resulta mas progubernamental que las primeras. Siete emisoras distintas y una sola voz verdadera

Una ciudad de más de cuarenta mil ciudadanos que desconocen, que desconocemos que en la radio, en un medio de comunicación como este, pueda existir una opinión distinta de la oficial.

Llevamos casi cuarenta años de democracia, dicen, y el Paco Martínez Soria que llevo dentro se asombra todavía de que, en la capital, haya emisoras donde se escuchen voces distintas, antagónicas y discrepantes unas con otras.

Hay algo que falla, o algo que, como casi siempre, no logro entender.

Mal están los extremistas monotemáticos de cierto signo. Pero no se que pensar sobre la ausencia de voces, mudas a la fuerza, en la periferia, en manos del signo contrario.

Si la libertad de expresión puede llegar al extremo de resultar realmente molesta, o si la ausencia de una voz alternativa es realmente algo a lo que pueda llamar libertad de expresión.

Estoy hecho un lío. Ayudadme a pensar que es mejor o que es peor.

Si el ser o el no ser, si sufrir un piélago de calamidades (que significa muchas calamidades) o limitarme a escuchar lo que me echen y dejar de calentarme la cabeza.

¡Ser, o no ser, es la cuestión!—¿Qué debe

más dignamente optar el alma noble

entre sufrir de la fortuna impía

el porfiador rigor, o rebelarse

contra un mar de desdichas, y afrontándolo

desaparecer con ellas?

Tiene mandanga la cosa. Y luego a escucharlos predicar las palabras sagradas, Justicia y Libertad y tal y tal.

A ellos, a los mercaderes del templo.

¿El mueble?

Perfecto. Una cómoda Brimnes. Ha quedado niquel.







La imagen es de una estereorresonancia postmeditatoria que me ha pedido el sofrólogo de cabecera.(El sabrá).

----------------------------------------------------------------------------------

martes, 2 de noviembre de 2010

LA HOMOFOBIA, EL CINE, Y OTRAS FOBIAS




2 de noviembre de 1975, muere Pier Paolo Pasolini.
Hoy hace treinta y cinco años.
2 de noviembre de 2009, sale al mundo la revista MANUAL DE USO CULTURAL. Hoy es su primer aniversario.

Para celebrar lo segundo, transcribo el articulo que hace referencia a lo primero.



Un poeta en Nueva York.- (Pasolini).

En 1966, año de Uccellacci e Uccellini, Pasolini visita a Allen Ginsberg , poeta y activista gay.
Lorca, le precede en 1929, publicando allí, su Oda a Walt Whitman.
Poetas homosexuales, los dos, con un final trágico. Ahí termina el paralelismo. Ahí y en la pregunta sin respuesta, para algunos, de quiénes lo hicieron y por qué lo hicieron.

Curiosamente, la peripecia vital de Pasolini es absolutamente circular. Nada lineal.
Su padre, militar, identifica y detiene al sospechoso de atentar contra Il Duce. Del linchamiento, camisas negras, quince puñaladas, estrangulamiento y varios disparos, tenemos constancia por las imágenes disponibles. La victima tenia quince años.
Dos mas, diecisiete, el chapero –ragazzi di strada- el chico que linchó hasta la muerte a su cliente, Pasolini hijo. Se cierra el circulo, y se abre la duda.

¿Son niños, chicos, o jóvenes? ¿Donde está el límite?. Según convenga.

El sexo consentido – pagado – con menores, ¿Deja por ello de ser delito?

Cada época, cada sociedad tiene sus respuestas. Cuando movemos esa línea, invisible, estamos cambiando las reglas del juego. Y debemos saber que lo estamos haciendo.

“La regla del juego” 1939, es la más abrumadora experiencia que he tenido en el cine. ” Alain Resnais ( Sobre la película de Renoir).
Pasolini conocía muy bien esa regla, y sabia que, como todas, estaba hecha para ser transgredida.
Cuando además, constató que esa trasgresión moral, el escándalo, reportaba excelentes beneficios a un artista, no dudó en usarlo como bandera, a la que se adhirieron los productores que aprovecharon el momento de desorientación social de los años sesenta y setenta, donde la intelectualidad y la burguesía se confunden. Todos llevan trenka o chaqueta de pana y todos llenan las salas de cine (de autor).

Y allí está el heredero del neorrealismo, las ojeras de Ana Magnani en “Mamma Roma” , o el cine de pobres y para pobres, hecho sin medios y casi sin actores.
Expulsado de la docencia – pederastia –, del partido eurocomunista – por incomodo – e incorporado al circo de Cinecitta, encuentra su verdadero camino. Incluyendo en la tragedia clásica, “Medea” , y la historia sagrada, “Teorema” o “El Evangelio” , el mensaje oculto, la parábola que encierran sus películas, casi siempre escandalosas, y que terminan con “Salo” , la película mas violenta y desagradable que muchos espectadores declaran haber visto, y a la que los mercaderes añaden el “O los cien últimos días de Sodoma” a la vez que “Basada en la obra de Sade”, sin mencionar jamás su autentico origen, la republica fascista de Saló, donde las atrocidades superaron las fantasías del divino marqués.

Persona y personaje con más sombras que luces, nos deja una obra valiosa, si bien lo hace con un aparente descuido formal que llega a ser su marca, su etiqueta.
Actores extraordinarios en contraste junto a sus “ragazzi“ que se limitan a poner la mas boba de las sonrisas en primeros planos repetidos hasta convencernos de que eso, también, es parte de su estilo.

Por eso cuando, en Uccellacci e Uccellini, comprobamos que está detrás de la imagen Tonino delli Colli, o de la música Ennio Morricone, y que la película es por y para un actor como Toto, no nos sorprendemos de estar ante una obra maestra.
Ante la mas fantástica de las parábolas políticas llevadas al cine, la de la lucha entre los dos eternos pilares de la humanidad, el de los pajaritos y el de los pajarracos.
Y el que en ella aparezca San Francisco y su mensaje de amor, o Togliatti en su catafalco anunciando el fin de una era, no son mas que algunas del centenar de perlas que encierra esa magnifica y aparentemente antipelicula. Esos divertidísimos e inteligentes noventa minutos que nos reconcilian con un cine para adultos, en el mejor sentido. Aquel que pretende cambiar el mundo, o al menos a los espectadores que estén dispuestos.

Sobre el viejo axioma de que el artista cuando quiere hacer política acaba ensuciando sus pantalones –eufemismo escatológico- en este caso no ha lugar, puesto que ya los llevaba sucios desde mucho antes. Otra ventaja añadida.




---------------------------------------------------------------------------
---------------------------------------------------------------------------

LA MIRADA INFORMADA OBTIENE IMÁGENES DEFORMADAS.-

------------------------------------------------------------------------------------

------------------------------------------------------------------------------------


¿A qué vienes?

¿A qué vienes?
Si es para pedir perdón, lo obtendrás; pero si es para desatarme y dejarme libre, no te molestes; ya es tarde.
(Jacopo Della Vorágine) (2)

De su “Leyenda dorada”, episodio de San Andrés. (3).

Se esforzó Jacopo en reconciliar a güelfos y gibelinos, lo que consiguió en 1295.

El santo sufrió el martirio y, con el, alcanzó la santidad. Nada que objetar. Las reglas son para cumplirlas.

Pero nosotros, las victimas irredentas de esta extraña y fanática religión que nos consume, estamos rozando el martirio colectivo, tocándolo con las yemas de los dedos. Y me temo que el tormento no va a conducirnos a los altares. Ni tan siquiera nos van a dar el tradicional cupón canjeable por algunas indulgencias; tan convenientes ellas a la hora de conseguir un buen puesto en la cola del purgatorio – la de salida, que para la entrada no te hacen esperar-(1).

Absolutamente indefensos, sin que sirva la excusa de la renuncia a la fe, si es que alguna vez alguien la tuvo. Porque yo comienzo a dudarlo.
Apostatar (5) sirve de bien poco. En el caso en que consigas realizarlo, el prorrateo de la deuda pública se extiende sobre nuestras cabezas como el fulgor de los retablos renacentistas, y nos recuerda una vez mas que el pecado original es lo que tiene, que es para siempre y que hay para todos.

Ciertamente que uno ha visto muchas injusticias a lo largo de su corta vida, y sufrido no pocas; pero, disponiendo el ánima de cantidades sorprendentemente inagotables de recursos – referidos al optimismo y no a otra cosa- , y considerando que los tiempos malos son no solo inevitables, sino necesarios para que a otros puedan llamarse buenos, no encuentro la mínima justificación, el menor consuelo, para el hecho de que este buen señor, el Della Vorágine, consiguiera pacificar a güelfos y gibelinos en el siglo XIII, y que aquí, en la cuna de los campeones del mundo – en muchas otras disciplinas también- llevemos mas de setecientos años de retraso.

Creo que seria conveniente, obviando la necesidad de revisar vidas de santos, al menos reflexionar un poco sobre la sociedad en que hemos caído y, aunque sea solo como una huida hacia delante, o como un valeroso avance hacia la retaguardia de nuestras instituciones, aportar nuestro óbolo, nuestro imprescindible esfuerzo individual para que la turbamulta del paganismo, - de la que formamos parte- no nos arrastre definitivamente al hoyo aquel a donde van los que no pueden pagar su deuda.


(1).- Sacar almas del purgatorio: Dícese de la costumbre y necesidad, de reciclar la comida sobrante del día anterior para componer un nuevo y satisfactorio menú. En ello estamos. Siempre que sobren alimentos para guardar.

(2).- Vorágine: Además de significar desorden, y precipitación, por lo que podría ser el adjetivo perfecto para ellos; también significa: remolino impetuoso de las aguas, que era el alias del tal Jacopo.

(3).- San Andrés: Se opuso a que lo liberasen de la crucifixión tanto sus seguidores como sus verdugos. Al parecer ya era demasiado tarde.
Mejor no llegar al punto de no retorno, en el que los errores se vuelven irreversibles.

(4) Imagen: “Martirio de San Andrés” de Bartolomé Esteban Murillo.Cedida amablemente,a cuenta del cánon digital, por el Museo del Prado.

(5) Apostatar: Ni os molestéis. Yo llevo tiempo intentando hacerlo del Atlético de Madrid, y os aseguro que es un esfuerzo baldío.

--------------------------------------------------------------------------------
--------------------------------------------------------------------------------

Archivo del blog