Google+ Followers

martes, 16 de septiembre de 2014

EXONERA, QUE ALGO QUEDA.-




Exonerar

        Una carta nueva aparece en la baraja del tahúr. Tan nueva como todos sus anteriores comodines, cuya aparición en su mano hace terminar la partida, naturalmente a su favor. Agravada la trampa por el hecho, consustancial a este juego, de que tenemos que jugar, querámoslo o no.
Ya estábamos acostumbrados a aquella figura comodín, familiar y antiquísima, que forma parte de nuestra historia, el indulto.
Periódica y subrepticiamente, eran canceladas las penas, se esfumaban las condenas, inicialmente por la voluntad regia o celestial, después por el sistema de su publicación en el B.O.E. que como todos sabéis lo suscriben los ministros, los viernes antes del finde. 

De hecho, nos pareció algo absolutamente lógico y natural desde que vimos, en la tierna infancia la película de Forqué, “Amanecer en puerta oscura”, donde el condenado era indultado nada menos que por una imagen, un icono religioso malagueño.
Después dejaríamos atrás la inocencia y nos plantearíamos la incongruencia de que la religión intervenga en la aplicación de la justicia, o viceversa, pero esa es otra pena que llevo dentro y que como tantas otras también me ha cantado Antonio Molina, que no sale en la película (de milagro).
Respeto obligado a las tradiciones que, como costumbres que son, las hay buenas y malas, y que suelen perpetuarse en ambos casos gracias a la pasividad de sus beneficiarios y/o perjudicados. Cosas que pasan (esa de Larralde).

Releo las crónicas de años anteriores a la peli, pocos, e imagino la ansiedad, y el dolor, de los sesenta mil no indultados y de los otros cuarenta mil que sí, que se libraron de la muerte por este segundo sistema. Afortunadamente no reconozco la época ni el país como algo propios, aunque me sorprende que siga en vigor el sello y la almohadilla entintada en ciertos despachos. “INDULTADO”.

Obviamente a nosotros y ahora, nos han tocado otros tipos de indultos que, curiosamente, benefician otra vez a los tahúres del juego nacional, no hace falta enumerar los centenares, o miles de ellos, que los han disfrutado.
No obstante esta figura de la baraja, por antediluviana, se ha considerado poco presentable en el panorama internacional –el otro, sumiso, no importa-, y por tanto se sustituyó, temporalmente, por otras dos cartas, mucho más discretas, la impunidad, y la inmunidad, que bien manejadas por el jugador de turno, le permiten todo tipo de marrullerías, sin necesidad de siquiera cuestionarse la posibilidad del castigo, ni tan siquiera el enjuiciamiento rutinario de sus actos perversos. (Los aforados, entre otros).
Son algo así como un indulto profiláctico, como una vacuna misteriosa que los hace inmunes, de ahí la palabra, a la justicia humana. Que con la otra no tienen problemas, como hemos visto.

Claro que la cuestión es tener que continuar sentados en la mesa de juego frente a unos señores que disponen de estos comodines en exclusiva, ya que no se reparten en ningún momento con el resto de cartas, los disfrutan solamente cierto tipo de jugadores que, además, lo son voluntariamente, ya que el resto, estamos obligados a seguir apostando, so pena de ser considerados culpables del peor de los crímenes, la desafección al sistema, desafectos como los sesenta mil que mencionaba antes. De ninguna manera. Pido cartas otra vez.
Pero reconozco que me han vuelto a sorprender al inventarse otro nuevo truco, y van…

Este se llama exoneración. Consiste en que la autoridad, la que organiza y dirige el juego, decide en un momento concreto, generalmente en muchos de ellos, que no es necesario mirar, vigilar, que no hay que comprobar, y que por tanto no hay que juzgar la partida anterior, ni la otra, ni la otra, todas ganadas en justa lid por los de siempre, por los exonerados de presentar cuentas, de enseñar las cartas que les habían tocado realmente, ahora ocultas en el doble fondo de sus bolsillos.

Llevo una temporada con el nuevo Joker delante de mis narices, lo tienen políticos, clanes familiares completos, organizaciones sindicales, empresariales, y vaya usted a saber quién más, porque al resto lo vamos a ir conociendo con el cuenta gotas que la prensa “libre” tiene para mantener nuestra indignación – nada que ver con la registrada por sus beneficiarios, copyright, en urnas- en niveles adecuados, siempre y cuando quede claro, por omisión en el juicio crítico del redactor, en la denuncia del reportero, o en los feroces dardos de los tertulianos, que siempre, siempre, los malos no somos nosotros, sino este y aquel, fulano o mengano, pero jamás nosotros, el pueblo elegido, supongo que para eso, para continuar siendo el pueblo elegido. Y menos mal que tampoco nos plantean quien nos ha elegido, ni para qué.

Informados, eso sí, y convenientemente cabreados, pero siempre afectuosamente adheridos al sistema del que, quien sabe si algún dia llegaremos a ser beneficiarios de alguna de estas cartas maravillosas, nuestro sueño dorado, inmunidad, impunidad, indulto, y la que seguramente terminará relegando al ostracismo al gin tonic, la exoneración.
Vamos bien, pero no se hacia dónde.

                                             

P.D.-
Novedades. Ya ni siquiera resulta necesario que el tramposo muestre sus cartas, que se moleste en sacar el as de la manga. Es suficiente con que le escuchemos decir:
- “He ganado” –

Ayer decretaba la audiencia – desconozco que es lo que escuchan – la suspensión del ingreso en prisión de un condenado ilustre, dado que ha solicitado el indulto, o va a hacerlo, y hasta que no le respondan…
Pues eso.

 ----------------------------------------------------------------------------------------

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Opinar es una manera de ejercer la libertad.

Archivo del blog