Google+ Followers

lunes, 23 de julio de 2012

¿Dónde se habrá metido esta mujer?



http://www.youtube.com/watch?v=UBJyWvdNtfY


Cuando pienso que son ya las once y pico
yo que ceno lo mas tarde a las diez,
¿cómo diablos se fríe un huevo frito?
¿Dónde se habrá metido esta mujer?

La vecina me dice que no sabe

y mi suegra tampoco, desde ayer
no son horas de que ande por las calles
¿dónde se habrá metido esta mujer?

Yo le iba a contar lo de García

y de cómo le pararon los pies
lo del bulto que tengo en la rodilla
¿dónde se habrá metido esta mujer?

¿Qué hace aquí este montón de ropa sucia?

le compré lavadora ¿para qué?
Estas cosas me irritan, no me gustan
¿dónde se habrá metido esta mujer?

Mi camisa aún está toda arrugada

y mañana la tengo que poner
pues la plancha aunque le den las tantas
¿dónde se habrá metido esta mujer?

Va a haber bronca, esta noche va a haber bronca

me cabreo, hoy tenía ganas de...
pues después de la bronca, pero ¿dónde?...
¿dónde se habrá metido esta mujer?

¡Pero bueno! ¡Si falta una maleta!

la de piel, para colmo la de la piel
¿para que la querrá la imbecil esta?
¿Dónde se habrá metido esta mujer?


(Javier Krahe).

Estupefactos continúan los paisanos, pensando donde se habrá metido esta mujer, esta nación, esta amada amante que da la vida en un instante según Roberto Carlos, y que, está en paradero desconocido. Ni se plantean loas esposos abandonados el que se haya marchado con otro. ¿Con quién? ¿Quién la iba a tratar mejor? Hoy que tenían ganas de.
Supongo que debe resultar duro adaptarse a la ausencia, ¿Cómo diablos se fríe un huevo frito?, y la lenta e inevitable incorporación a la ausencia de confort, del que suministraba esa mujer, esa administración pública que, como amante la verdad es que no daba mucho, a duras penas llegaba a alcanzar los niveles de ineficacia de su multitudinaria pareja, ese varón-ciudadano cutre e intransigente que no se ha preocupado hasta echarla en falta.
Ni aun constatando su ausencia, la acepta como inevitable. ¿Para que querrá las maletas, la imbecil esta?
El monólogo de Krahe termina en el momento sin retorno, cuando, la cólera del interfecto lo conduce a la brillante determinación que suele ser el origen de esos crímenes a los que estupidamente llamamos violencia de género. Del género imbécil, supongo.-Va a haber bronca, esta noche va a haber bronca-
También supongo que debe haber otra manera de afrontar la realidad, incluso de buscar, y encontrar, las razones en las actitudes mezquinas y despreciativas, ininterrumpidamente humillantes, con esa nación- amante hasta antesdeayer.
La mayoría no aceptará la mayor - le compré la lavadora ¿Para que?- ellos que han sido justos y benéficos en todo momento, según decía la constitución de antes, la otra amante, que nos duró menos todavía. 
Y resarcirán con sus excesos de indignación, las deudas en la dedicación necesaria para la construcción de ese hogar común, sobrevalorado artificialmente, y cuyo interior aparenta estar mas desnudo que el traje invisible del emperador del cuento. 

Es el momento de dejar de pensar en el ¿dónde se habrá metido?, ya que con toda seguridad que no va a volver, visto lo visto. Y comenzar a reflexionar sobre las causas de su marcha y la responsabilidad que nos corresponde en ella.
La ropa sucia no permite estar de brazos cruzados, y la camisa arrugada, mañana me la tengo que poner. Por mucho que estas cosas me irritan, no me gustan, tendremos que poner en marchar la lavadora, y planchar aunque nos den las tantas. 
Y si aprendemos la lección puede que hasta consigamos otra esposa, incluso mejor. Pero si seguimos manteniendo los roles misóginos y machistas, aquellos  en los que la casa común es de ella y solo de ella, y nuestra parte se limita al liviano esfuerzo de introducir, prácticamente a ciegas, el voto en la urna cada cuatro años; entonces es que no hemos comprendido nada. Nada de nada.

Y mira que Krahe lo canta bien clarito.
“La de piel, para colmo la de piel”.

A ver si es que está refiriéndose a la otra, a la corona que ya se marchó la otra vez, en condiciones parecidas, y el que no comprende nada soy yo.
(No caerá esa breva).

P.D.- Si no pincháis en el enlace, no la escuchareis y continuareis sin saber de que va la cosa.  (Salvo que esto lo estéis leyendo en vuestro horario de trabajo y en un ordenador de la empresa; en el que, probablemente esté deshabilitado el reproductor de audio, o incluso la descarga de video en el navegador. Si ese es el caso, lo siento por los demás, y confirmo el peor de mis presagios).


-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Opinar es una manera de ejercer la libertad.

Archivo del blog