Google+ Followers

domingo, 19 de mayo de 2013

UN CALEIDOSCOPIO.- (DESENLACE).



             Y no es hasta la tercera vez que contemplo la proyección  de “2001”, en su formato original, es decir lo que ahora llamaríamos impropiamente en pantalla gigante, cuando encuentro la secuencia prodigiosa que me reafirma en el camino, en la certeza de haber encontrado las fuentes del Nilo. 
Es aquella larguísima, dura minutos, en la que, la visión que aprecia el viajero espacial, o la que cree observar  en su velocísimo desplazamiento entre las estrellas, donde Kubrick nos muestra los limites del universo, el desconocido, y que están obviamente dentro de una pupila humana. 


Un viaje interminable por las recovecos maravillosos encerrados en el iris, el que encierra todos los colores del arco y todas las imágenes bellas que cualquier mortal ansia a contemplar incansablemente. Quizás esa era la proyección que esperaba al anciano de Soylent Green, antes de convertirse en papilla verde, para alimento de sus congéneres. Quizás no sea un final tan terrible como para poner en marcha la furia apocalíptica de Charlton Heston y estropearnos la historia. 

En cierto modo, la Odisea en el espacio de Kubrick estaba respondiendo a mi pregunta, y esos minutos en forma de clip musical, los he vuelto a contemplar, decenas de veces, intentado reconstruir la escena vislumbrada desde el castillo donde me tienen, nos tienen, encerrados. Realmente es bastante parecido, y resulta balsámico para el espíritu en los momentos de desesperación en que crees no poder desplazar la piedra ni un solo centímetro más. No es la panacea, pero al menos te hace sentir reconfortado por algo parecido a lo que buscas.


Pero no ha sido hasta comentar mis cuitas, los dos primeros actos de este enigmático drama, a alguien, De la Boetie quizás, que perdió la visión en un intento propio de un semidios, el atrapar el rayo verde durante todas las puestas de sol en el que el astro estuvo presente, y sobre el horizonte de su tierra natal. 
El amigo ciego que sonríe ante mis desvelos, y deja que termine la exposición con los motivos de mi desesperación. Si no lo conociese desde hace tanto, desde los tiempos en que ambos aunábamos nuestras miradas para apreciar detalles que un par de ojos no podrían jamás llegar a percibir, si no supiese que es real y no un personaje extraído de esos lugares donde creemos se atesora la sabiduría milenaria, sean conventos de cartujos o templos tibetanos, ignorando que esta está bastante mas cerca, más al alcance de cada uno, aunque el atraparla resulte tan difícil como recuperar la imagen perdida, o quizás simplemente soñada, como la de Segismundo.

El invidente, solo hacia fuera de sus gafas oscuras, me vuelve a sonreír, y me lo espeta, aunque sea a modo de amable sugerencia.

-          Tu lo que necesitas es un caleidoscopio.

Un caleidoscopio (del griego kalós bella éidos imagen scopéo observar) es un tubo que contiene tres espejos, que forman un prisma triangular con su parte reflectante hacia el interior, al extremo de los cuales se encuentran dos láminas traslúcidas entre las cuales hay varios objetos de colores y formas diferentes, cuyas imágenes se ven multiplicadas simétricamente al ir girando el tubo mientras se mira por el extremo opuesto. Dichos espejos pueden estar dispuestos a distintos ángulos. A 45º de cada uno se generan ocho imágenes duplicadas. A 60º se observan seis duplicados y a 90º cuatro.

Y ante mi silencio, que sin duda interpreta como muestra de placentero asombro, y con toda propiedad era lo que estaba sintiendo, añade.
 

-          Mejor dos. Son similares pero siempre diferentes. Y no lo tienes fácil, aunque creo que antes de que deba regalarte uno de mis bastones, debes intentarlo.

Y aquí me tenéis.






 

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------



Archivo del blog