Google+ Followers

lunes, 26 de octubre de 2015

VIAJE A PORTUGAL II.- (El espejo del vecino)




En mi camino hacia la playa, me cruzo con la caravana electoral. Un utilitario con altavoces impotentes que afortunadamente tenían un auditorio mínimo, reducido a cuatro bañistas tardíos, discurso monótono y semiamplificado, del único ocupante del vehículo, que era también el conductor, un anciano con gafas delatoras de  una anticuada operación de cataratas , de hace algún tiempo, cuando el cristalino se extraía completo y se tiraba a la basura, requiriendo luego el aporte y el soporte de vidrios contundentes para compensar parcialmente la pérdida. Ello nos permite datar la edad del piloto, y también de la intervención, probablemente en la época previa al exceso de bienestar que vino del norte, ese que ahora convertido en malestar, insistimos en llamar crisis.



El auto iba flanqueado por un sonriente abuelo que me entregó unas octavillas, y algo de simpatía, y al otro lado por una joven que supuse nieta de alguno de los miembros-dos- de la comitiva.

Si recuerdo esta anécdota, debe ser por el curioso partido que estaban ofertando, o quizás meramente por la sonoridad de este, el PURP, con esa p final que a nosotros nos resultaría imposible pronunciar sin escupir al hacerlo, y que los portugueses manejan con gran facilidad.
Me pareció entrañable la situación y no ha sido hasta volver a casa, y reencontrarme con la vorágine de unas próximas elecciones, en las que, parece ser, muchos sillones van a cambiar de inquilino, cuando me ha golpeado insistentemente las meninges, haciéndome ver aquello de tan cerca y tan lejos, pero menos lejos de lo que parece.

Partido de los pensionistas, el PURP, Partido Unido dos Reformados e Pensionistas, que “Nasceu da "raiva e da indignação" pela forma como são tratados os mais velhos”, y que me obligó una investigación lingüística, para intentar comprender por qué reformado es sinónimo de jubilado o así. Lo cierto es que no encontré nada que justificase el denominar reformados a aquellos que tan limitada capacidad conservan para reformarse o ser reformados. En fin.

La realidad: retraso en la edad de jubilación, recortes de las pensiones entre el 3,5% y el 40%, media del 20%, eliminación de las pagas extraordinarias, supresión de las medicinas gratuitas, incremento del IRPF, IVA del 23% , deterioro progresivo e imparable desde 2012, y con amenazas inminentes para el próximo 2016.

Así las cosas, se reune un grupo de “idosos”, que según la OMS significa “mayor de sesenta años”  que los anglosajones pronuncian “aged”, incluso con menor número de letras que los portugueses, y que nosotros podríamos llamar “añosos” si nos diera o diese por usar el extraordinario arsenal de nuestra lengua. Otro en fin.

Este grupo de idosos organizó, a través de Facebook !Tilín, tilín!, un partido de autodefensa al que suponían merecedor de al menos veinte escaños en Lisboa, solamente con los votos de la mitad de los interfectos, sin contar con simpatizantes de otras generaciones, o con el razonable apoyo de los que están próximos a reformarse.
El resultado, el pasado día 5, les otorgó el 0,5% de las papeletas, y ningún representante.

No voy a entrar en la anacrónica campaña online para los votantes de esa generación, ni en el fraude consentido de los votos idosos que los hijos o cuidadores manipulen interesadamente. Tampoco en esta nueva segregación de los ciudadanos mediante este nacionalismo invisible que representan los del PURP. Mucho menos escudriñar su programa, para convencerme de que era, es, demasiado bueno, de un nivel elevadísimo para ciertos gustos acostumbrados a la basura, “lixo” en portugués.

Solo mirarme en el espejo de los hermanos, denostados ellos por los griegos antes de la última y todavía reciente reposición de las Horcas Caudinas en territorio heleno. Amenazados con ser la siguiente ficha del dominó en caer, arrastrando a los otros íberos, herederos comunes de mi admirado Viriato. Lástima de leyenda, la historia del pastor lusitano, y lástima el negarnos a mirar la evidencia, la de aquí al lado, tan simétrica y tan cercana.

P.D.-
Adjunto  imágenes de “Horcas Caudinas” (Furculae Caudinae), para que vayais eligiendo.

El programa del PURP,  maravilloso, lo envio a demanda. Después de “El Contrato Social” es lo más lúcido que he visto en política.


                                      

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Opinar es una manera de ejercer la libertad.

Archivo del blog