Google+ Followers

miércoles, 6 de febrero de 2013

CURSO RÁPIDO DE DIBUJO, (O DE COMO HEMOS VIVIDO POR ENCIMA DE NUESTRAS POSIBILIDADES).-



El curso consta de dos únicas lecciones.
En la primera dibujamos un círculo. (No es necesaria destreza o preparación alguna).
Y en la última dibujamos la “jodida” cabeza.



Más fácil no puede ser. O bien resulta imposible. Aunque no para todos, obviamente alguien  ha sido capaz de dibujar la cabeza.
Es solo una trampa, pequeña metáfora, para llamar la atención.

Me lo han dicho, me lo dijeron mil veces,
 pero yo nunca quise poner atención.
Cuando llegaron los llantos,
 ya estabas muy dentro de mi corazón.

Que hemos vivido por encima de nuestras posibilidades (todos), resulta absolutamente falso, pero no solo en el fondo, también en el enunciado.
La frase acertada, y sin demagogias propias de pregón interesado, como lo son todos, es la de que “Hemos vivido por encima de nuestros méritos” (algunos), que en una sociedad donde la justicia permanezca luminosa, parece el probable y seguro origen de los posibles, de las posibilidades  que cada uno pueda, y quiera, dispensar.

Claro que para dibujar una cabeza así, hay que estudiar mucho y hay que trabajar bastante más. El pensar que después de un circulo, bastante imperfecto por cierto, llega inmediatamente la gloria, el mérito y las posibilidades de vivir acorde con ese nivel de excelencia, no deja de ser una ingenuidad. Y en el caso de que el ingenuo sea soñador impenitente, ciudadano demediado, es previsible que el cuento de la lechera se convierta en realidad, relato dramático del aquí y el ahora.
A mi casi me fastidia más el engaño del mensaje que nos han vendido, el insistir en nuestras posibilidades, cuando nuestros méritos eran, y me temo siguen siendo, los del dueño de la mano incapaz de dibujar un proyecto de circulo. Ya que de óvalo, de marco adecuado para un rostro futuro, no tiene nada.

No obstante, es cosa de ponerse a ello, de comenzar alguna vez por el principio, quizás a aprender a sujetar el lapicero, de momento, y a trabajar en la formación, y en fomentar los esfuerzos necesarios para lograr algo meritorio, merecedor de esa compensación  a la  que llamamos posibilidades, también modestas en un principio.
Lo de vivir por encima de...  dejémoslo para los personajes ficticios, o para aquellos que tienen, que siguen teniendo acreedores dispuestos a seguir soltando la mosca, como diría Silvio. Aunque creo que estos están escaseando por momentos, incluso se encuentran en riesgo de extinción. Al parecer también han estado prestando por encima de sus posibilidades, porque méritos, méritos… tampoco.
Pero permitidme que termine con la copla, con otro breve fragmento. Porque es tan hermosa, que debo fraccionarla para no haceros llorar.

Te esperaba hasta muy tarde.
Ningún reproche te hacía
lo más que te preguntaba,
era que si  me querías.

(Música de Quintero, León y Quiróga)
En la voz de oro de Doña Concha. (Otro día en la de Tony López). Pinchad y sufrid.

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Opinar es una manera de ejercer la libertad.

Archivo del blog