Google+ Followers

domingo, 24 de junio de 2012

VIRXILIO VIEITEZ & DOROTHEA LANGE (3).-


 Brother can you spare a bill?

Por su imparcialidad, y su ausencia de intencionalidad política, tan solo fruto de un trato justo entre los que están delante y detrás de la cámara, sigo prefiriendo las de Virgilio. Por eso y porque los nuestros son mas guapos (o mas parecidos, que viene a ser lo mismo). Una época no tan lejana, en la que el padre (e)migraba buscando el pan,- escuchad a Lolita Sevilla en Golondrina Mensajera, 1958 - http://www.youtube.com/watch?v=SMFWHsdiDjk    - y la madre conseguía milagrosamente, escenificar con la complicidad del fotógrafo la imagen de prosperidad que presta un vestido nuevo en la fiesta del pueblo.



La misma imagen esperanzadora de los personajes de Steinbeck que no cesan en la búsqueda de pequeñas y grandes razones que les ayuden a sobrevivir hasta el siguiente capitulo.

 





Supongo que la mayoría solo busca, en el cine y en las fotografías, exclusivamente un motivo de entretenimiento placentero.



Aunque, para los que quieran procesarlos mentalmente, y dedicar una discreta porción de su tiempo a esa actividad a la que llamamos pensar, se abre un caudal inimaginable de conocimiento sobre el presente que se esconde y  sobre el futuro que asoma. Y no son las alegorías catastrofistas o las lamentaciones inútiles de los jeremías de siempre las que salvan a la humanidad. Son las madres migrantes, las abuelas de las Uvas de la Ira, las elegantes chicas de aldea retratadas por Virgilio, las que nos permiten superar las tormentas. 






Por lo que a nuestro entorno respecta, solo cambiaré la última palabra de la pregunta.
Quizás comprendiendo la causa, podamos digerir  mejor las consecuencias.

¿Brother can you spare a bill?
¿Hermano, puedes darme la factura?
(Con IVA, por favor).


P.D.- Espero, y estoy seguro, que a Virgilio no le importará,- allí donde está ahora- el que haya retocado algún encuadre.
Sobre como termina la historia de los Oakies, hay que regresar a los últimos capítulos de la novela de Steinbeck, y volver a leerla. Aviso que, son bastante duros para los corazones sensibles.

 

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Archivo del blog