Google+ Followers

martes, 20 de noviembre de 2012

De como estrenar coche con el plan pibe.- (Y III).



Comprando coche. Lesson three.

Mi gobierno tiene un plan.
!Y que plan pibe, que plan!.


Otra picana en mi piel. Otra descarga para estimular la comatosa actitud de consumidor distraído.
Al quinto año de descenso consecutivo en las ventas de automóviles, hasta llegar a cifras indetectables, y ante el cierre masivo de esos lujosos templos del motor tan solo equiparables en majestuosidad a los tanatorios cercanos. Que,  en ocasiones están regidos por los mismos empresarios, que de este modo reciben beneficios del común objetivo de ambas instituciones. Pero los concesionarios cierran,y los tanatorios quedan, afortunadamente.
Ante esa situación, mi gobierno por poderes, por el otorgado por Maria Cristina, la que me quiere gobernar y yo le sigo, le sigo la corriente, porque no quiero que diga la gente…

Mi gobierno ha tenido a bien idear un plan estimulante de venta de vehículos de nueva hornada, biosaludables y ecosuficientes, previa entrega de otros con edad para ser reconocidos como pensionistas fetén. (Snif).
Por un lado disminuyen los años, indefinidos, que un coche puede y debe circular con cierta seguridad por nuestras carreteras. Y por el otro aumentan los años que un trabajador puede y debe trabajar, con cierta inseguridad para los receptores de su esfuerzo laboral,  hasta merecer el titulo de pensionista.
Contradicción evidente que, ellos sabrán anular con el consabido “No hay tal”, ya que lo de “Me alegro que me haga esa pregunta” no se lleva.

Estímulo publicado a los dos vientos (estamos en crisis y además son solo dos los culpables de ella), y también publicitado por aquello de que sí  se lleva, y consistente en dos mil euros de ayuda en el canje de sellos.
Tú entregas el antiguo y te llevas el nuevo más dos mil euros. Oferta irresistible para un servidor, como casi todas, ya sabéis.

Y vuelvo a tentarme las vestiduras, y acercarme a los zombis que todavía pululan por las zonas semi industriales de nuestro país, inapropiadamente llamados polígonos, ya que alguno conozco que tiene forma de pera, de salchichón, de todo menos poligonal. De lo de industrial mejor me callo. Salvo que distribuir bebidas o patatas al por mayor pueda considerarse tal y yo lo ignore. En fin, que pasaba por aquí y no lo pude resistir:
 
Pasaba por aquí, pasaba por aquí, ningún teléfono cerca y no lo pude resistir, pasaba por aquí... Te veo muy distinta, es nuevo ese carmín. Estás mucho más guapa, será que te embellece ser feliz. Qué cosas se me ocurren todo esto es tan pueril, si yo sólo pasaba,
pasaba por aquí.
(Aute)

Me explican condescendientemente, -como se debe hacer a los simples, y debo parecerlo  porque serlo ya, ya - que de los dos mil en cuestión, la mitad corre a cargo del vendedor ,  que ya estaba incluida en los tradicionales e insuficientes descuentos promocionales desde hace una década, mas o menos; y que los mil que generosamente me va a donar el gobierno, con cargo a la deuda publica asignada al bien común, son considerados fiscalmente como retribución en metálico en el IRPF y por la que tendría que pagar luego el tributo marginal, que en el caso de un no defraudador, catalán por ejemplo, que son los contribuyentes con tipos mas altos, es cercano al 60% de la donación. 

Dicho en román paladino, que la ayuda gubernamental de dos mil euros en el canje por un auto nuevo es realmente de cuatrocientos euros. La quinta parte de la cantidad prometida, anunciada y vendida públicamente como medida extraordinaria para aliviar la crisis del sector.
Esa diferencia entre lo oficial y lo real, cinco veces, es más o menos extensible a la mayoría de las áreas económicas y laborales gestionadas por semejantes profetas.
!Que dolor!. (Esa de Los Chunguitos, la pongo otro día).

Comprenderéis que siga a bordo de mi gran torino, viejo y leal carromato, y me distraiga placenteramente con la música del auto radio, Radio 3; ya que los cassettes desaparecieron de mi entorno, para bien, y el mp3, flac, ogg vorbis y demás formatos queda restringido a los usuarios de coches nuevos, de los que anuncian en los medios como presuntuosos y estúpidos aspirantes a sucesores del mio, el de toda la vida. Van listos. 

 

Y yo, que estoy píantao.

Las tardecitas de Buenos Aires tienen ese qué sé yo, ¿viste? Salís de tu casa, por Arenales. Lo de siempre: en la calle y en vos. . . Cuando, de repente, de atrás de un árbol, me aparezco yo. Mezcla rara de penúltimo linyera y de primer polizón en el viaje a Venus: medio melón en la cabeza, las rayas de la camisa pintadas en la piel, dos medias suelas clavadas en los pies, y una banderita de taxi libre levantada en cada mano. ¡Te reís!... Pero sólo vos me ves: porque los maniquíes me guiñan; los semáforos me dan tres luces celestes, y las naranjas del frutero de la esquina me tiran azahares. ¡Vení!, que así, medio bailando y medio volando, me saco el melón para saludarte, te regalo una banderita, y te digo...

Ya sé que estoy piantao, piantao, piantao...
No ves que va la luna rodando por Callao;

que un corso de astronautas y niños, con un vals,

me baila alrededor... ¡Bailá! ¡Vení! ¡Volá!

(Balada para un loco)
Letra de Horacio Ferrer, música de Astor Piazzolla.

!Que plan pibes, que plan!. (Escuchadla en el enlace).


--------------------------------------------------------------------------------------------------------


Archivo del blog